Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2010

Detente y contempla

Imagen
En un parpadear, el tiempo ha transcurrido sin tregua. Sin darnos cuenta, volvemos a quedar atrapados en las llamadas al celular, los compromisos familiares, las reuniones de trabajo, los correos electrónicos. Una vez más correr, correr, correr. Por esa razón, no es mala idea detenerse, hacer una pausa y renovar las intenciones: ¿Por qué y para qué practicar yoga? ¿Hacia dónde ir?
El camino del buscador tiene tres sustentos: la práctica, el estudio y la contemplación.
La práctica de las posturas, la respiración y la meditación son el puente entre el mundo externo y el interno. Para entender qué sucede en esta exploración está el estudio de las escrituras, de los textos sagrados y de las enseñanzas de los grandes maestros. Pero necesitas ir más allá, comprender cómo incorporas lo que has aprendido. Detente y contempla. De nada te sirve hacer un parado de cabeza, sentarte en flor de loto o realizar diez saludos al sol si no eres feliz.
En marzo comenzamos a revisar los yamas o princ…

Una decisión para toda la vida

Imagen
Hace más de quince años recibí mi primera enseñanza de yoga. Vino de una maestra increíble cuyo estado era perfecto. Alrededor suyo todo era una quietud indescriptible. No hubo mucha instrucción. Sólo nos sentamos en siddhasana (la postura perfecta) con las manos sobre las rodillas. Cerramos los ojos y comenzamos a repetir Om Namah Shivaya para después quedarnos en silencio y meditar. Sin querer, entré en ese mismo estado de paz, quietud y balance.
A la distancia, sigo eternamente agradecido por ese encuentro que ha definido muchas de las decisiones importantes de mi vida. Es común escuchar que “el maestro llega cuando el discípulo está listo”. No puedo asegurar si en ese momento yo lo estaba pero si recuerdo con claridad que tenía un anhelo profundo por acercarme al yoga. Y todo a mi alrededor parecía estar conjugado para que así sucediera. Fue muy simple. Lo tengo fresco en la memoria: llegué a la universidad a entregar un trabajo final en la oficina de una profesora. Sobre un escri…

Satya: verdad, sinceridad, autenticidad, honradez

Imagen
Contempla durante unos minutos el poder de tus palabras. Comencemos por lo más sencillo. Si estás leyendo esto es porque tienes una computadora. Hace un par de años era inimaginable que una persona pudiese abrir un blog, conectarse a Internet, escribir y que personas de distintos lugares entren para leer lo que has publicado. Hoy es una realidad. Nos comunicamos a través de las redes sociales como Facebook o Twitter. Publicamos blogs, enviamos correos electrónicos, creamos comunidades virtuales. Y todo comenzó como una idea. Alguien visualizó, creo en la mente y luego expresó en palabras sus proyectos. Ya sea que fuesen instrucciones escritas o habladas, la proyección mental encontró la fuerza para materializarse en la palabra. Todo lo que existe a tu alrededor primero se crea en la mente, luego se expresa y finalmente se construye. Las palabras son el puente entre el interior y el mundo externo. Por eso es importante atender el segundo Yama (o restricción) que describe Patañjali en …

No dejes de ser tigre

Imagen
Cuenta Gregor Maehle −un ashtangui yogui australiano−, que durante su estancia en el Instituto Mysore le preguntó a K. Pattabhi Jois sobre la importancia del estudio de las escrituras y la práctica. Pattabhi le respondió: “Éste (el ashtanga yoga) es el yoga de Patañjali”.
La respuesta del maestro define claramente la importancia de la filosofía detrás de la práctica. “Los Yoga Sutras y el sistema Vinyasa son dos lados de la misma moneda”, afirma Maehle. Por eso, para que el yoga sea benéfico, no debe existir separación entre práctica y filosofía. De lo contrario, se convierte en un simple ejercicio gimnástico. Y recuerda, la meta es hacerte consciente de vivir en un estado de paz, ecuanimidad y dicha; aquí, ahora y siempre. La flexibilidad y la fortaleza del cuerpo son consecuencias naturales, no el objetivo final. Sería ideal poder practicar las posturas y meditar todo el día pero la realidad es que debemos salir al mundo, atender familia y cumplir con nuestras obligaciones.
En un a…

Regresa al centro

Imagen
Crecemos con la firme creencia de que la felicidad se conjuga en futuro: cuando logre la presidencia corporativa seré exitoso en mi carrera; cuando mis hijos concluyan sus estudios en la universidad tendré tiempo para mí; cuando terminé de pagar la casa compraré mi departamento en la playa y ahora sí podré descansar. No hay camino más directo al sufrimiento que pensar en la felicidad como algo exterior que se debe alcanzar.
Por el contrario, existe una fuente de alegría, paz y quietud permanente en nuestro interior que hemos experimentado de manera esporádica. Piensa por un momento. Cuando abrazas a un amigo, ¿en dónde reside la dicha? Al observar un cuadro o un paisaje hermoso, ¿dónde surge el sentimiento de gozo?
Y precisamente, uno de los propósitos del yoga es volvernos a conectar con esa fuente de felicidad inagotable. Es el éxtasis del que hablan santas y monjes; maestros y discípulos; meditadores, yoguis y yoguinis.

Dentro del corazón hay afecto supremo,
entusiasmo sin límites,…

El yoga, un amigo para todos

Imagen
De la clásica postura del loto a la famosa chaturanga (o plancha), pasando por el perro que mira hacia abajo, y añádele las guitas, los vedas, las Úpanishads y los sutras, todo parece confuso en el sencillo mundo del yoga.
Por lo regular, el primer acercamiento de las personas es a través de la practica de las posturas o ásanas. Puede ser que alguien los haya invitado a un estudio o quizás leyeron un artículo en una revista sobre sus múltiples beneficios y se interesaron, o porque abrieron una clase en el club deportivo al que asisten.
Si bien es cierto que para experimentar beneficios hay que actuar –“99% práctica, 1% teoría”, recomienda K. Pattabhi Jois–, el punto es que el yoga no debe limitarse a la ejecución de una postura física. La meta no es realizar un parado de cabeza o un arco completo. El yoga trata de la posibilidad de crear situaciones propicias de calma, introspección y conocimiento. Y las posturas son sólo las herramientas, no el final del camino.
Y en este sentido so…