Entradas

Mostrando entradas de abril, 2018

No dejes para mañana lo que puedes yoguear hoy

Imagen
Cada vez escucho con mayor frecuencia que el yoga se ha comercializado, que es un negocio, que nos estamos alejando de sus raíces. Me han preguntado qué podemos hacer para evitar esta distorsión en tiempos donde el Instagram ha sustituido la práctica personal y el Facebook los encuentros reales.
Hoy tuve una gran lección para profundizar en el entendimiento de las raíces del yoga. No crean que fue hacer un ásana complicada, meditar durante varias horas o completar la segunda serie del Ashtanga Vinyasa Yoga. Simplemente se trató de contar con ecuanimidad y el control de las emociones para sentarme a dialogar y dejar atrás las historias que hemos permitido que la mente nos cuente: "me dijo, me hizo, me engañó, me traicionó, me dañó moralmente", etc.
Maestros como Patañjali, Desikachar, Sankar, Nityananda e Iyengar coinciden en señalar que el sufrimiento tiene su origen en una comprensión incorrecta de la experiencia. ¿Qué historia te estás contando? Mientras permitamos que la me…

¿Terminaste la primera serie?

Imagen

De cuando practicar los yamas y niyamas es el yoga más complejo

Imagen
Decidí retomar este blog como un espacio más personal y reflexivo de cómo aplicar las enseñanzas del yoga a la vida cotidiana. Escribo de lo que sucede en mi entorno y mi único sankalpa o intención es que llevar una convivencia más armónica con todos los seres que me rodean. Y esto viene al caso porque hoy reflexiono sobre cómo muchas veces pensamos que el yoga son posturas externas con nombres en sánscrito que, al ejecutarlas, generan un sensación de claridad, calma y lucidez que se refleja en un estado de salud en balance.


Si bien, las posturas son una parte de la práctica, entonces, ¿qué es yoga?” Patañjali inicia los Yoga Sutras con una respuesta sencilla y contundente: Yoga chitta vritti nirodaha: “El yoga es la habilidad para dirigir la mente exclusivamente hacia un objeto y mantener esa dirección sin desviarse” Y a lo largo de los 196 aforismos expone un camino claro para aprender a convivir con la mente como una amiga. 
Y aquí es donde Patañjali nos muestra que antes de meditar,…

De cuando el yoga te salva. ¡Bienvenido al primer día del resto de tu vida!

Imagen
Comencé a practicar yoga en 1994. Estaba en la universidad. A pesar de que todo parecía estar bajo control, percibía una sensación de inconformidad, hastío y curiosidad. Tenía que existir algo más allá de estudiar una carrera, tener una familia, dormir bajo un techo y construir sueños profesionales hacia un futuro. Fue entonces cuando el yoga me encontró y conocí a mi primera maestra de meditación.
A partir de ese momento, durante varios años, seguí practicando e indagando en la experiencia mística que varios occidentales describían sobre los gurus y yoguis que habían encontrado en India. Estaba sumamente emocionado y encontré en la meditación un vía para conocerme más. A partir de ese momento, comencé a vivir de una manera más equilibrada a pesar de mis inseguridades. Es decir, la vida continuaba con sus altas y bajas, sus momentos de dicha y sus temporadas oscuras, pero yo me sentía más acompañado. Así el yoga me salvó por primera vez. Años después, me incorporé a la vida laboral y, r…