Intercambio compasivo, entrevista con Bernardo Kushala Camarena

Siempre permanece en el centro. Se dice fácil. Mientras estamos en el shala de yoga, sobre el tapete, creamos condiciones propicias para que la mente esté en paz y en calma. El verdadero reto aparece cuando termina la clase y debemos enfrentar al mundo. El yoga, como bien dice Ann Moxey, “te permite estar cómodo en un lugar incómodo”. Pero para crear este estado es necesario cultivar una práctica constante y disciplinada. Y la meditación es una de las formas más efectiva de experimentar ese estado de equilibrio que podemos llevar a la vida diaria.


Por esta razón, tengo el gusto de compartir esta charla con Bernardo Kushala Camarena, director y fundador de Purno Ham Yoga & Sanación, un estudio en la Ciudad de México. Purno Ham ha puesto en contacto a muchos buscadores con la dicha de la práctica del yoga, la meditación y otras técnicas de sanación. Kushala ha sido muy generoso en compartir sus enseñanzas. Por este motivo, esta entrevista se presentará en dos partes. Aquí la primera.


Mucho se ha hablado sobre la meditación, sus beneficios, y las diferentes técnicas. Pero desde tu perspectiva, ¿qué es la meditación?

Es el tiempo que pasamos de manera concentrada en observar algo que ya existe en nuestra propia conciencia y que antes no estábamos notando. Algo que es más pleno, más satisfactorio, más vigorizante en nosotros mismos que ya es, que ya existe y que siempre ha sido y que siempre será.
    Meditar es empezar a entender la afirmación que dice: “aquél que buscamos es el mismo que está buscando”. Si meditamos entenderemos. Podemos aprender a ver, de manera especial, que dentro de nosotros mismos podemos gozar más las cosas. Al meditar transformamos un momento que quizás definimos habitualmente como ordinario en otro totalmente extraordinario, pleno y con infinitas posibilidades.

Mucho se ha hablado de que meditar es una moda, que es parte del movimiento New Age o que pertenece a grupos sectarios. Desde tu perspectiva, ¿por qué es importante la meditación en nuestra época y qué opinión te merecen estos comentarios?
Pues de moda, sí está y, ¡qué bueno! Siempre ha estado de moda porque la meditación se ha practicado ininterrumpidamente desde las primeras formas de misticismo humano que han existido y en el haber de la búsqueda e indagación sobre la naturaleza de nuestra vida, la realidad, la mente y el alma.
   Lo que pasa es que ahora con Internet y Facebook nos enteramos más de lo que están haciendo otros. Y por otro lado, también es cierto que tocamos fondo en estos tiempos: la economía es un tema de risa, el estado de la ecología amenaza nuestra vida, las relaciones interpersonales son intolerables, la medicina convencional parece que nos enferma más de lo que nos alivia (la hospitalización es la segunda causa de muerte en EU), la sobrepoblación esta a tope, etcétera. Y por lo tanto, las personas buscamos con mayor frecuencia una vida interna saludable que nos oriente a sentirnos inclinados a estudiar y practicar algo como la meditación.
   No se como defina la pregunta la palabra “sectas” pero por si solo esta palabra se asocia a una serie de prejuicios. Y alguien con prejuicios no puede aprender nada nuevo. Su mente esta cerrada. Y pues eso puede llegar a ser una tendencia para algunas personas por muchos años de su vida e, incluso, durante toda su vida.
    Se me haría increíblemente descabellado que una persona afirme que la meditación es algo negativo, habiendo tal cantidad de evidencia que confirma que la meditación es una de las actividades humanas que mayor beneficio físico, emocional, mental y psíquico aporta a los seres humanos. Es cuestión de informarse un poco solamente y tratar de vivir en el siglo XXI. La literatura en este sentido es muy abundante. La meditación es de lo mejor que podamos hacer como una práctica personal de transformación y salud.

Y precisamente sobre el tema de la meditación, platicamos con Kushala porque recientemente se ha interesado en difundir la práctica de la meditación Karuna o de la compasión. Es una meditación que pueden practicar todo tipo de personas y que sólo requiere de una intención clara, dedicarle tiempo y muchas ganas de sentirse mejor.
Karuna significa compasión. ¿Qué es la meditación Karuna?
Es la meditación que nos ayuda a volvernos reales, empáticos y portadores de la medicina del amor sagrado que reside dentro del corazón de cualquier ser humano. No en el corazón físico sino en el centro sutil de energía que reside en el pecho de cada persona. Esta meditación nos ayuda a relacionarnos sanamente con otras personas y otros seres vivos sintientes.

¿Cuáles son las semejanzas y las diferencias que existen entre la meditación Karuna y otro tipo de meditaciones?
La meditación Karuna usa principalmente la energía del corazón. No es la energía del amor familiar o relacional. Esta meditación usa la energía del centro de un recinto sagrado que se aloja en el campo energético en nuestro corazón, que nos conecta y liga con la realidad en su totalidad. Es similar con otras meditaciones porque aporta estados interiores más satisfactorios, reales, honestos, fuertes, espaciosos, relajados, alertas, de nuestra mente y de nuestro ser. Estos beneficios son por lo general las aportaciones que otorgan casi todas las meditaciones que existen.

Al igual que otros tipos de meditación, Kushala recomienda la práctica diaria de este ejercicio meditativo de la compasión. “Pueden ser incluso cinco minutos al día. Mientras más regular mejor”, aclara. En la próxima entrega, aprenderemos más sobre la meditación Karuna y Kushala nos relatará cómo se encontró con esta práctica meditativa y ahondará en sus beneficios. Pronto podrás participar en una trivia para llevarte un CD con los ejercicios de esta meditación. Si estás interesado en conocer más sobre esta forma de conectar con la energía del corazón, consulta www.purnoham.com o descargar los audios en Amazon y Itunes. Aquí los links.
Meditación Karuna Bernardo Kushala Camarena

Comentarios

Entradas populares de este blog

El kirtan, la práctica más agradable para silenciar la mente