Yoga para niños, un buen comienzo para quien desea vivir con plenitud y libertad. Con la colaboración de Diana Cardona

6:00 de la mañana. El despertador suena. Eres la primera en levantarte. De ahí, a preparar el desayuno. Asegurarte que los niños comiencen a arreglarse. Luego, buscar que tu esposo tenga la corbata y la camisa lista. Tus hijos se preparan mientras tú te bañas y cambias en tiempo récord. De ahí, todos al comedor. Ya van retrasados. Correr, correr y correr. Asegúrate que el sándwich y la fruta están listos. ¿Dónde están las llaves del carro? “Amor, que tengas buen día. Tengo junta en la mañana, así que no puedo dejar a los niños. ¿Podrías ir tú?”. “Sí, corazón”, respondes sabiendo que vas tarde a la oficina... y así son todos los días. ¿Te parece familiar esta escena?
Cada vez es más frecuente, sobre todo en las grandes ciudades, vivir corriendo de un lugar a otro. Y para las nuevas mamás, que ahora también deben salir a trabajar, ocupar puestos directivos, y continuar con sus labores frente al hogar, este ritmo las orilla a descuidar el tiempo que antes destinaban a ellas.
El punto es que estos casos son más frecuentes de lo que uno puede suponer. Una amiga, mamá por primera vez, dedicaba toda su energía al cuidado de su hijo y su familia. Esta entrega la llenaba de gran satisfacción, sin embargo, había momentos en que se preguntaba dónde quedaba ella. Había abandonado sus clases en el gimnasio y dejó de asistir al club donde aprendía baile de salón y tomaba clases de natación. Poco a poco, se daba cuenta de que se volvía más irritable y se encontraba cansada la mayor parte del tiempo. En una ocasión, le sugerí que intentará tomar clases de yoga y su respuesta fue: “Pero, ¿a qué hora? ¿Quién va a cuidar de mi hijo?” Por esta razón, me llamó mucho la atención la propuesta de dos yoguinis, amigas muy queridas, Diana Cardona y Audra Patterson que diseñaron un par de clases que permite que las mamás practiquen yoga mientras sus hijos también lo hacen, en una misma escuela, en un mismo horario, pero en salones separados.
Así que todos los martes y los jueves, a las 17:30, las mamás pueden asistir con sus hijos a Purno Ham, Yoga y Sanación, un estudio ubicado en la calle de Obrero Mundial 215-C, Col. del Valle, Del. Benito Juárez, México, D.F. (www.purnoham.com) y tomar yoga para adultos mientras que los niños pueden practicar yoga (los martes) o danza creativa (los jueves).
¿Por qué practicar yoga?
El Yoga es un buen comienzo para quien desea vivir con plenitud y libertad. Físicamente el yoga por medio de ásanas (posturas) y pranayama (ejercicios de respiración) te ayudará a que tus órganos digestivos y sistema vegetativo funcionen de manera regular además de proporcionar equilibrio en el sistema nervioso y un funcionamiento normal del sistema endocrino. El yoga favorece la flexibilidad, fortaleza y elasticidad en músculos y articulaciones. Practicar yoga es fomentar una columna vertebral activa y pulmones sanos además de ayudarnos a controlar el cansancio psíquico y físico.
¿Qué van a practicar nuestr@s hij@s? (Clases dirigidas a niñ@s entre 4 y 8 años)
En una clase de danza creativa para niños, a partir del juego, se explora, busca y descubre diferentes formas de expresión y comunicación desde lo corporal, incluyendo la expresión verbal. Se investigará los elementos ejes de la danza: tiempo, espacio, movimiento, emotividad y energía. La danza creativa es un camino para vivenciar nuestro cuerpo y descubrir un lenguaje propio. Despertamos los sentidos del cuerpo, ejercitamos la imaginación y la creatividad. Por otra parte, en las sesiones de yoga para niños, se realizan una serie de posturas con el cuerpo (asanas), mantras, respiración, relajación, meditación y juegos que sirven para estimular y activar músculos, órganos, glándulas y articulaciones, mediante la imitación de posiciones que hacen los animales, así como de formas, objetos o personajes. El yoga les enseña a relacionarse con el otro, no desde la competitividad sino desde un lugar amoroso donde compartirse con el otro. Los talleres con niños sirven para desarrollar su creatividad e imaginación, para fortalecer su cuerpo, así como para desarrollar ambos hemisferios del cerebro. Los relaja. Reduce  sus niveles de estrés, miedo, hiperactividad, falta de concentración, ansiedad, agresividad, entre otros comportamientos cada vez más comunes en los niños. Les crea el habito de la disciplina, desarrolla su autoestima. Mejora su postura, su capacidad de concentración y espontaneidad.
Horarios
Martes 17:30 Danza creativa para niños
Yoga para adultos


Jueves 17: 30 Yoga para niños
Yoga para adultos


Mayores informes en http://www.purnoham.com/

Imparten:

Diana Cardona
Maestra de Hatha Yoga
Actriz de teatro físico
Maestra de expresión corporal y educación somática
Su formación se ha realizado por medio de diferentes disciplinas, egresada de la carrera de Restauración de Bienes  Culturales y del Diplomado Teatro del Cuerpo, donde comenzó su entrenamiento en Yoga y en diferentes técnicas como Método Feldenkrais y Release. Actualmente realiza una especialidad en Terapia Psico-corporal. En el año 2008 se certifica como maestra de Ashtanga Yoga en Purno Ham con el entrenamiento “Peregrinaje al Ser... Alquimia en la práctica de Yoga”, avalado por la Federación Internacional del Yoga. 

Audra Patterson
Maestra de Ashtanga, Vinyasa y Hatha Yoga, Danza Creativa para Niños y para adultos
Empezó a estudiar Yoga en el estudio The Perfect Knot, Madison Wisconsin, en 2001, profundizando en su amor por el trabajo corporal y conciencia. Para ella “el Yoga es la unión perfecta entre espiritualidad, corporalidad y concentración; abarca todo lo necesario en la vida”, lo cual la llevó a tomar la decisión de certificarse como maestra de Yoga en Purno Ham con el entrenamiento “Peregrinaje al Ser... Alquimia en la práctica de Yoga”, avalado por la Federación Internacional de Yoga. Estudió danza desde hace más de diez años y lo que la motivó fue retomar un amor que desarrolló desde de la niñez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El kirtan, la práctica más agradable para silenciar la mente

Yoga, ¿para qué?