junio 29, 2017

¡Bienestar, paz interior y jolgorio en la colonia Roma de la Ciudad de México!

Cada vez estoy más convencido que debemos inundar (un verbo ligeramente incorrecto para estos días en que la Ciudad de México ha sido azotada por lluvias torrenciales) y fomentar la práctica de yoga con espacios que nos permitan hacer una pausa y retomar el rumbo.
    De otra manera, ¿cómo hacer frente a las embotellamientos, las manifestaciones, las contigencias ambientales, la poca eficiencia del transporte público y, además, al mismo tiempo ser eficientes en nuestros trabajos que cada día son más competitivos y elevan nuestros niveles de estrés?
           Sí, podemos ir al gimnasio, acudir a un bar o ir al cine para desconectarnos durante un par de horas, pero, ¿en realidad estamos generando cambios significativos en nuestros hábitos para tener una vida más equilibrda?
            En este contexto, la práctica del yoga nos permite generar un equilibrio físico, mental y emocional. Practicar yoga te permite reconectarte con el cuerpo, desarrollar la capacidad de enfocar la mente y, de este modo, estar más atentos a nuestras emociones.
            Por eso celebro que se abran más espacios para la práctica de yoga y la meditación y próximamente abrirá sus puertas un shala en la colonia Roma en la Ciudad de México. Se trata de un concepto integral con un acogedor salón de Yoga y meditación, bañado por el sol, oxigenado y lleno de plantas, en el último piso de Plaza Villa de Madrid 9. Aquí tendrás la oportunidad de llenarte de energía con clases únicas, impartidas por excelentes maestros de Yoga, certificados en México e India, y con más de 15 años de experiencia, encabezados por Gabriela Tavera y Ricardo Madrigal. Si nunca has practicado Yoga, ofrecerán clases especiales para principiantes. No hay pretextos para sumar vitalidad a nuestra vida. Además, abrirán sesiones de meditación con Isaac Fernández, guía de meditación con más de 10 años de experiencia. 

Serán sesiones con un enfoque laico, en la búsqueda de un balance emocional y la relajación mental que tanta falta hace en esta loca ciudad. Y para mí, una de las prácticas que más me gusta es el canto de mantras con la música en vivo y en este espacio, Eduardo González, músico escénico, guiará estas sesiones el primer miércoles de cada mes.
Además, en este espacio encontrarás una de las tiendas especializadas con mayor tradición en México para que encuentres en artículos que apoyarán tus prácticas de yoga y meditación: La Cueva del yogui, con productos como cojines para meditar (zafus) rellenos de cascarilla de café, japamalas, ropa para fitness, tapetes y props de Yoga de todas las marcas, mandalas, joyería holística y accesorios inspiradores. El 85% de los productos son diseñados y hechos en México, activando el talento y economía nacional.
Y por si estoy fuera poco, en el primer piso, abrirá sus puertas el Jolgorio, un restaurante gourmet, placentero y saludable, liderado por Rodrigo Llanes, Chef e historiador con 25 años de trayectoria, donde podrás disfrutar toda una experiencia gastronómica en cada visita. Tienen deliciosos menús todos los días, y ediciones especiales. A partir del mes de agosto el Jolgorio será la sede del proyecto Los 300 platos, un colectivo de alta cocina donde un grupo de chefs servirá menús degustación de su autoría. Este será un espacio para estar y convivir plenamente, para respirar armonía y comunidad, en un entorno cada vez más caótico. Una opción para plantar semillas de bienestar.
La inauguración oficial es el 9 de julio, con un interesante programa de actividades como Yoga vinyasa, Puja Budista, música en vivo, meditación con mantras de transformación y más. Además, tendremos una clase masiva en la fuente de Cibeles. Todas serán de entrada libre por el gozo de compartir. ¡Te esperamos! Ven a vivir un concepto único e integral en Yoga y Meditación.

Más info en en el siguiente click.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Participa, comenta. La comunidad es un sustento importante para las prácticas.

Yoga: filosofía para una vida plena

Hace ya varios años, en 1994, tuve mi primer encuentro con el yoga. A partir de ese momento comenzaron a suceder cambios en mi percepción...