De la gratitud, la valentía y el yoga

A finales de agosto celebramos nuestro cuarto retiro anual de yoga. Si bien es cierto que el trabajo que realizamos fue intenso, lo concebimos como una oportunidad para adentrarnos durante tres días a prácticas con posturas (hatha yoga), ejercicios de respiración (pranayama), meditación y estudio contemplativo de la filosofía del yoga. Por esa razón le hemos llamado FIN DE SEMANA DE YOGA o YOGA WEEKEND (en inglés para promocionarlo en twitter @omyogahoy). 

Cada año, invito a un maestro para que nos comparta su experiencia y visión. Lo he pensado así porque siempre tenemos la fortuna de contar con alumnos que ya han practicado anteriormente pero también asisten personas que nunca antes habían tomado una clase de yoga y este evento es su primer acercamiento. Nos honra y hace muy felices que este encuentro inicial sea con nosotros. Así, tenemos la posibilidad de ofrecer clases simultáneas pero diseñadas especialmente para cada nivel. Este esfuerzo lo ofrecemos como un servicio. Nuestra intención es que pases un fin de semana inolvidable, con enseñanza de calidad y que podamos contagiarte de nuestro amor por el yoga.
Pero todo esto no sería posible sin ti. Cuando el budismo habla del sangham o comunidad noble de buscadores, el significado adquiere todo el sentido después de haber practicado contigo. 

El siguiente video, http://youtu.be/9PHPfIJTzaU me ayuda a ejemplificar lo que menciono sobre el sangham.

Por eso he decidido escribir este texto, para agradecerte a ti por tu trabajo, entrega, dedicación y respeto por la enseñanza del yoga. Sin ti, esta energía luminosa no hubiese sido posible. Durante estos días trabajamos con la importancia de cultivar la valentía como una cualidad necesaria para andar por el camino del yoga. Me siento muy afortunado por haber vivido estos tres días en comunidad con ustedes.

Adicionalmente, yo me llevó la enseñanza de las grandes cosas que podemos lograr cuando materializamos el esfuerzo colectivo. Sin tu asistencia, nada de los que vivimos hubiese sido posible. Tu contribuiste al bien de todos. 

Gracias en verdad a ti (los nombres están en el orden de la foto y se leen de izquierda a derecha y de abajo hacia arriba): 

Julieta, Roberto, Lorena, Elsy, Paty, Guille, Lupita Mesino, Lupita, Liz, Ale, Enrique (nuestro maestro invitado), Tania, Jessy, Paty, Ivonne, Connie, Alex, Paty Mesino, Elvia, Daniel, Tomás y Paty.

Mi intención o sankalpa es que la vida nos de más oportunidades para practicar juntos.

Namasté 

Dan

Lleva tu vida valientemente, dhármicamente, sabiendo que nada de lo que tengas que enfrentar es más fuerte que tú, ni más pequeño. Este acercamiento es una manera dhármica de vivir. Es valentía. Ves tu problema como tu igual, nunca más grande ni más pequeño. Y por eso eres capaz de plantearte frente a las exigencias de cada momento.

Swami Chidvilasananda 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El kirtan, la práctica más agradable para silenciar la mente

Yoga, ¿para qué?