Sobre el abdomen en yoga y meditación

Por Jñana Dakini, directora y fundadora de Yoga Espacio.


A través del tiempo y de cultura a cultura, la importancia dada al área abdominal ha sido diferente. Mientras hubo momentos y lugares donde un abdomen femenino, redondo y regordete era apreciado por mujeres y hombres, a partir del siglo XX la tendencia es la ilusión de una pared abdominal plana y rígida o del llamado abdomen de lavadero.

¿Como se considera al abdomen tanto en el yoga como la meditación?

La tarea principal (no la única) de los músculos abdominales, los cuales trabajan en sinergía con la musculatura de la espalda baja, es proteger a todos los órganos de la caja pélvica y estabilizar la zona lumbar de la columna. Estos músculos forman diferentes capas y deben tener tanto la cualidad de flexibilidad como la de fortaleza además de colaborar con la fortaleza y flexibilidad de los músculos de la espalda baja. Trabajar solo el abdomen sin trabajar la espalda baja o viceversa trae alteraciones en el funcionamiento de las vértebras lumbares y desprotege a órganos como el colón, intestino delgado, matriz, próstata y todos los órganos de la caja pélvica. En yoga el abdomen no se trabaja por estética sino como una práctica preventiva de diferentes enfermedades, e incluso se trabaja el abdomen como parte de un proceso restaurativo o terapéutico.

Pero el abdomen no solo se trabaja con posturas "abdominales", las cuales provocan aversión o sobre-esfuerzo en muchas personas, músculos como el recto abdominal, o los oblicuos se trabajan tan solo estando de pie en en la postura Tadasana, equilibrando la cadera y utilizando el arraigo de los pies. El abdomen se trabaja también en posturas sentados tratando de alejar el tórax de la pelvis, se trabaja en los giros siempre y cuando no se realicen solo con la flexibilidad de las articulaciones intervertebrales y se trabaja profundamente en las extensiones de arcos, siempre y cuando la zona lumbar este larga.

En meditación estando sentados el abdomen esta relajado, sin embargo el mantener los hombros en línea con la cadera, permite que se estabilice el recto abdominal y los órganos internos tengan cierta contención. Muchas veces se pide en meditación notar la respiración en la zona abdominal, pero no hay que inflarlo, solo estar presente a esa simple expansión y relajación.

Buenos hábitos alimenticios son también importantes en mantener la coraza abdominal trabajando a favor de los órganos internos, sin embargo dietas excesivas solo para disminuir la grasa abdominal no son una vía adecuada.

En tu próxima sesión de yoga o meditación nota:


  • ¿Cómo te relaciones con tu abdomen? (¿te gusta? ¿no te gusta?)
  • ¿Cómo lo usas en tu practica? ¿Sabes como fortalecerlo y flexibilizarlo? ¿Notas como se conecta con tus piernas y tronco?
  • ¿Sabes como funciona en relación con tu respiración?
  • ¿Es tu zona de tensión o de olvido?
No juzgues a tu abdomen, conócelo y dale el sitio que merece en ese campo energético que es cuerpo-mente.

Agradecemos profundamente a Jñana Dakini, directora y fundadora de YOGA ESPACIO, la autorización para reproducir este artículo y su contenido. Si quieres más información sobre esta escuela de yoga que ofrece posibilidades para todos, no dejes de consultar su sitio de internet. Solo da click en Yoga Espacio.

Fotos archivo de Yoga Espacio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El kirtan, la práctica más agradable para silenciar la mente

Yoga, ¿para qué?