¡Que así sea!

Silence is
meditation for sorrow.
~ Arab Proverb
Enojarse es sencillo. Maldecir e insultar también. La violencia genera violencia. Así de sencillo. A mi también me han afectado estos días caóticos. He pasado horas en el tráfico, me he empapado por elegir otras formas de transporte para evitar las manifestaciones, he tenido que cambiar rutinas, en fin, definitivamente estas semanas han sido complicadas. He escuchado y leído todo tipo de opiniones.

Enojarse con uno u otro lado del conflicto es sencillo. Si algo me ha enseñado el yoga es a buscar el centro y el equilibrio en situaciones adversas.  Lo complicado es mantener la calma y la serenidad en estos momentos. Lo difícil es tomar acciones para que este país no se polarice. Difícil es cambiar hábitos y no subirse a la "ola" de lo sencillo. Todas nuestras acciones tienen consecuencias. Lo que hacemos, decimos y pensamos hoy va a definir el México que tendremos mañana. No quiero un país violento ni dividido.  Tampoco una nación donde impere el resentimiento. No quiero  escuchar frases como "mátenlos a todos, se lo merecen por revoltosos" o "pinche gobierno autoritario". Estoy seguro que esta gran nación está conformada por personas extraordinarias que comparten la visión de un México en paz, unido y con igualdad de oportunidades para todos. No es una utopía sino una posibilidad real.

Hoy voy a cuidar lo que pienso, lo que digo y mis actos. El lugar donde puedo ejercer acciones creativas es en mi entorno inmediato.  Piensa globalmente, actúa localmente. Hoy no me voy a ir "por lo sencillo". Aquí vivo, trabajo y aquí decidí formar una familia. Aquí, en este país, están los seres que quiero: la familia y los amigos. Aquí he conocido a gente que admiro, a mis maestros, a seres extraordinarios que trabajan a diario con la firme intención de dejar este mundo mucho mejor de como lo encontraron.

Hoy, más que nunca, mi sankalpa o intención es recordar que “¡Que todos mis pensamientos, palabras y acciones durante mi vida contribuyan de cualquier forma a la felicidad y la liberación de todos los seres!”. Y cuando hablamos de “todos los seres” realmente nos referimos a “todos”. No sólo aquéllos que piensan o son como nosotros. 

 ¡Lokah Samastah Sukino Bhavantu! 

Busco que mi práctica contribuya a que mis acciones, mis pensamientos y mis palabras sean un reflejo de ESO que quiero alcanzar. Que mi relación con el mundo sea armónica, en balance. Que cumpla con mis obligaciones (dharma) sin dañar a nadie (ahimsa).

Lokah: lugar, reino. Todo el universo que existe ahora.

Samastha: Todos los seres y cosas que comparten ese lugar.

Sukino: Establecidos en felicidad y gozo, libres de sufrimiento.

Bhav: Estado mental divino, estado de existencia en unidad.

Antu: Que así sea.




Comentarios

Entradas populares de este blog

El kirtan, la práctica más agradable para silenciar la mente

Yoga, ¿para qué?