Yoga en San Antonio, Texas

Las vacaciones son para vacacionar, es decir, es el periodo, que una o dos veces al año, destinamos a dejar de realizar las actividades que forman nuestra rutina diaria. Significa que no habrá horario de oficina ni será necesario dejar a los niños a la escuela, que comeremos sin prisas y que tendremos tiempo para descansar.
     Sin embargo, cuando regresamos a nuestro quehacer cotidiano ¡volvemos más cansados que nunca! El problema es que durante estos periodos de asueto por lo general entramos en un estado de avidez y queremos hacer TODO lo que no hacemos regularmente: con tal de conocer el destino al que llegamos caminamos largas jornadas, nos desvelamos para aprovechar el día, comemos y bebemos en exceso. Si viajamos con la familia o amigos, entramos en negociaciones que causan estrés porque generalmente estamos acostumbrados a decidir por nuestra propia cuenta.

     Por estas razones, cuando tengo la oportunidad de viajar, incluyo siempre una práctica de yoga que va desde incluir simples rutinas de posturas y meditación hasta una clase completa para conocer a otros maestros y estilos.
      Y este diciembre no fue la excepción. Viaje con la familia a San Antonio, Texas. Junto con Dallas, Austin y MacCallen; San Antonio se ha convertido en un destino atractivo para el turista mexicano principalmente por la posibilidad de visitar los famosos outlets de San Marcos, aventurarse a la comida TexMex en los múltiples restaurantes a lo largo del Riverwalk y reencontrarse con la historia emblemática de la defensa de El Álamo.
       Así pues, en San Antonio decidí buscar un estudio para tomar una clase. Y me encontré, muy cerca de la zona centro de la ciudad donde se encuentran varias de las atracciones principales, el Southtown Yoga Loft, un estudio que ofrece clases de yoga en los estilos Vinyasa y Ashtanga además de yoga prenatal, para niños y una clase para papás e hijos. También han diseñado una práctica que fomenta la integración en comunidad así como la recaudación de fondos para causas sociales.
         El estudio cuenta con una decoración sencilla, lockers, tienda donde puedes comprar libros y material de apoyo, así como regaderas si necesitas una ducha.
         Yo tomé una clase de Vinyasa con Donna Anfuso. Con ella recordé la importancia de la actitud del maestro. Las cualidades de quién dirige la práctica quedan siempre impregnadas en el ambiente de la clase. De este modo, la dicha, la calma y la compasión estuvieron presentes todo el tiempo.
       Comenzamos sentados en sukhasana (la postura de la felicidad) y realizamos ejercicios de respiración y sencillas flexiones hacia adelante como calentamiento. Después trabajamos con la columna vertebral en la postura de gato. En seguida vinieron las variaciones de los Saludos al Sol y las extensiones hacia atrás para abrir el corazón. La clase fluyó con cada respiración y movimiento de manera armónica. Pero lo más importante fue que la práctica me ayudó a regresar al centro, a recordarme lo que es verdaderamente es importante. Al final del viaje, contemplé con claridad que mantenerse en el centro te permite actuar desde la claridad. Las vacaciones resultaron perfectas. Viví la experiencia de que de lo perfecto surge lo perfecto y de que sí le quitamos lo perfecto a lo perfecto, queda lo perfecto.
OM Purnamadah Purnamidam Purnat Purnamudachyate.
Purnasya Purnamaldaya Purnamevavashisyate.
Gracias a los amigos de Southtown Yoga Loft  en 724 S. Alamo Street, Suite 3, San Antonio, Texas 78205 Tel: (210) 838-0643 http://www.southtownyogaloft.com/

Comentarios

Entradas populares de este blog

El kirtan, la práctica más agradable para silenciar la mente