Parinamavada, la gran posibilidad de transformación del ser humano



En la entrada anterior contemplamos que nuestro sufrimiento es causado por vivir en estado de  comprensión incorrecta de la experiencia (o avidya) ya que nuestra percepción está impregnada de nuestros samskaras o impresiones pasadas que se alojan en nuestro subconsciente.  Por eso, el maestro T.S.K. Desikachar, nos invita a reflexionar: “¿En qué momento nuestras experiencias del pasado se convierten en la norma de hoy?” Habíamos comentado también que los samskaras determinan nuestra manera de interactuar en el mundo y que identificarlos no era sencillo porque están ocultos. Sin embargo, lo que sí  podíamos rastrear son cuatro tendencias que alimentan aviyda:

§         Asmita (ego)
§         Raga (apego)
§         Dvesa (rechazo a priori)
§         Abinevesa (miedo)

No me detendré en explicar las cuatro tendencias porque están descritas en la entrega pasada. Lo que sí destaco es la invitación del maestro T.S.K. Desikachar  a no desalentarnos ni abrumarnos con nuestros samskaras y el estado de avidya, ya que estos, al igual que todo lo existe en nuestro entorno, están en constante cambio. Esta cualidad de transformación continua: (creación, sostenimiento y disolución) nos indica que no tenemos que desalentarnos por la existencia de avidya, ya que este estado nace, se sostiene y finalmente se transformará.  Esta cualidad, que recibe el nombre de parinamavada, representa la gran posibilidad de transformación que tiene el ser humano: si las cosas van mal, siempre las podemos cambiar para mejorar. 
Llevar el concepto de parinamavada  a tu vida diaria es el principio de comenzar a vivir en vidya, la comprensión correcta de la experiencia. La forma en la que vemos las cosas hoy no tiene que ser la misma en la que la vimos ayer.  Y en este sentido, la práctica de ásanas (posturas) de yoga, se convierte en un entrenamiento ideal para comenzar a vivir en el momento presente. Cuando estás en un equilibrio como vrksasana (la postura del árbol) o en un parado de cabeza como sirsanana solo si estás presente en el aquí y el ahora, dejando atrás las preocupaciones del futuro o las añoranzas del pasado, podrás sostener el ásana por un periodo considerable de tiempo. De lo contrario, ¡te caerás!  Por esta razón, a través de la práctica podemos aprender a estar presentes en todo momento y de esta forma, lograr mucho de lo que antes éramos incapaces de hacer. Este es el principio del yoga de la impermanencia.

Clases de Ashtanga y filosofía del yoga todos los lunes a las 20:15 en Purno Ham Yoga & Sanación. Mayor información en www.purnoham.com Mi twitter es @omyogahoy 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El kirtan, la práctica más agradable para silenciar la mente