Día 13 Último día

Pushkar


Hoy es mi último día en India. Antes de partir voy a visitar el lago Pushkar. En el camino, paso por un jardín de rosas. Me comentan que esta flor (pushpar) es muy famosa en este lugar. El jardín está cerca a un templo Sikh. Es espectacular. Más tarde llego al lago. Pushkar es una ciudad sagrada pero con una calma característica, muy propia. Es distinta al bullicio de lugares como Haridwar o Varanasi. Me explican que tiene que ver con la maldición que Savatri dio a su esposo Brahma para que no lo adoraran como a Shiva o Vishnu. Por esta razón no hay muchas imágenes ni tampoco rituales elaborados. Todo es más sencillo. El agua es sagrada y para entrar a los Ghats debes quitarte los zapatos y está prohibido tomar fotografías. Me acerco y un sacerdote me ayuda a ofrecer flores, arroz, cúrcuma y azúcar al lago. Pido bendiciones y salud. Al final me amarran un "raki" o listón a la muñeca para la buena fortuna.
No muy lejos de ahí me dirijo al templo de Brahma. Es de color azul y para llegar a él debes subir algunas escalinatas. El templo está sobre una montaña. Está prohibido también realizar pujas o dejar flores. Los rituales de adoración a Brahma son sencillos. Nada elaborado. Hay gente pero no son las multitudes de otros sitios. Me explican que el templo sólo abre dos veces al día. Por eso se llena un poco más pero en general es un lugar tranquilo. Me doy cuenta también que las mujeres visten con la ropa tradicional rajisthaní que es muy colorida. Muchas mujeres tienen el rostro cubierto. No como las musulmanas, sino con una mascada. Me explican que llevar el rostro cubierto es señal de que son mujeres casadas.
Tomo un tiempo para agradecer por este yatra. Reflexiono que he visitado tres de los lugares más sagrados en la India: Varanasi, asociado a Shiva; Rishikesh, ligado a Vishnu; y termino en Pushkar, el lugar de veneración a Brahma. Antes de venir, Bernardo Kushala Camarena, mi maestro y amigo, me comentó que la India decide cuando te recibe y también cuando debes irte. Ahora que lo pienso, hay un sentimiento de gratitud constante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El kirtan, la práctica más agradable para silenciar la mente

Yoga, ¿para qué?