Día 12

Rajasthan - Udaipur

Este país no deja de sorprenderme. Cuando crees que lo has visto todo, entonces algo nuevo aparece. El traslado de Jaipur fue largo y tedioso. Hubo un momento que cuestioné si realmente había valido la pena viajar casi más de siete horas en automóvil para llegar aquí. Llegué a las siete de la noche pero cuando comienzo a subir y bajar por las calles angostas de este lugar (semejantes a las que existen en Taxco, Guerrero) y descubres la vista espectacular del lago, dices, ¡valió la pena!
Udaipur es una ciudad que fue construida cerca del lago Pichola. A diferencia de Jaipur, donde predomina el rosa en el color de sus construcciones, aquí los muros se visten de blanco. Udaipur es conocida como "la ciudad de los lagos" y hay quienes la llaman también "la Venecia de Oriente".
Quienes han estado aquí antes califican a Udaipur como el sitio más romántico de toda la India. Y creo que no exageran. Yo me hospedo en el hotel Pichola Havali, frente al lago. Uno de los atractivos aquí, además de las cómodas habitaciones decoradas con madera, y los múltiples detalles en las paredes y techos, es precisamente su restaurante en el techo con una vista espectacular del lago. Muchos de los hoteles y lugares están estratégicamente ubicados de tal forma que puedas admirar el palacio Jagat Niwas que ahora es uno de los hoteles más exclusivos de la India. Aquí se filmó la película de Octopussy de James Bond.
En Udaipur puedes tomar un paseo en bote y acercarte al Jagat Niwas para disfrutar de sus jardines o simplemente caminar por estas calles que albergan galerías y tiendas de artesanos que le dan un colorido mágico este lugar. Yo no pude resistirme y, después de pensarlo, compré un armonio. Desde hace mucho quería uno pero en México cuesta mucho y traerlo es un poco laborioso. Un armonio es un instrumento tradicional de la India. Produce un sonido similar a un órgano y se utiliza en la música devocional. Se lo compré a un músico que se llama Krishna. Su local está ubicado en el Lal Ghat y lo puedes encontrar fácilmente porque está repleto de instrumentos musicales como sitaras, tablas, guitarras, mrdangs, flautas, etc. Leo en la guía de Lonely Planet que Krishna pertenece a una casta de músicos y que ofrece clases para aprender a tocar distintos instrumentos. Cuando platico con él me corrobora esta historia, me habla de su padre y me enseña un certificado que el gobierno le otorgo a su familia como reconocimiento de su labor. Después de comprar el armonio, Krishna se ofrece a acompañarme al hotel para que no vaya sólo. Le digo que sí, pensé que iríamos caminando pero entonces saca su motocicleta y me subo con todo y armonio. Me faltaba viajar en motocicleta, uno de los transportes más populares en India. Curiosamente, aunque le tengo mucho respeto a las motos, no siento temor ya que Krishna maneja con mucha confianza. El la India he visto a familias enteras (cuatro miembros) en una motocicleta viajando por carretera.
Por las mañanas, también es común ver como las mujeres lavan la ropa y como se realiza el āarati, una ofrenda de flores y luces a las distintas deidades.

06:10 Me despierto con el sonido de plegarias y cantos devocionales en hindi. Es el āarti de la mañana. Creo que voy a practicar yoga āsana. Hay algunos maestros que ofrecen clases de yoga aquí. En esta ocasión, por tiempo, prefiero realizar mi practica personal. La disfruto mucho. Sobre todo, ahora que estado viajando por carretera, hay mucho polvo. No hay nada mejor que el Ashtanga Vinyasa para purificar el sistema respiratorio. Me sienta muy bien.
Después de desayunar, salgo a caminar y recorrer las calles de Ujaipur. Si de noche hay una magia especial, por las mañanas, la vista es espectacular. Hay ghats también y algunos templos. Hay muchas opciones para comer y no pueden faltar las German Bakerys que he visto por todos lados en la India.
Antes, en el desayuno, platiqué con un matrimonio. Ella es holandesa y él suizo. Deben andar por los setenta años. Me preguntan sobre algunos lugares que no he visitado. Todos coincidimos en señalar que las distancias son tan largas en este país que uno debe tomar esto en cuenta para moverse en India. Ellos también pasaron casi un día entero en auto para llegar a Udaipur. A pesar del tedio, no hay palabras para describir el espectáculo de la "Venecia de Oriente". Por eso me despido de esta ciudad temprano para continuar mi recorrido hacia Pushkar, el último lugar que visito en India.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El kirtan, la práctica más agradable para silenciar la mente

Yoga, ¿para qué?

Yoga: filosofía para una vida plena