Día 11

Rajasthan - Jaipur y Udaipur

05:41 Una de las cosas que más he disfrutado de este viaje es a la gente que vas conociendo. En el hotel donde me hospedo, vuelvo a encontrarme con tres japoneses que venían conmigo en el vuelo de Varanasi a Delhi. Y luego, en el lobby, mientras trato de conectarnos a internet, conozco a una francesa que se dirige a Calcuta para visitar la iglesia de la Madre Teresa, y también platico con Magnus y Frederik, un par de jóvenes daneses que están recorriendo el mundo después de haber acabado la escuela. Trabajaron y ahorraron durante todo un año y ahora estarán siete meses viajando por Nepal, Australia, Nueva Zelanda, China, Hawaii, y finalizar en Estados Unidos. Me contaron que pasaron una noche en el desierto y que fue una de las mejores experiencias de sus vidas.
Hoy visitaré algunos de los lugares más emblemáticos de Jaipur como el fuerte y el palacio de Amber, el complejo del City Palace, el Hawa Mahal o Palacio de los vientos para, enseguida continuar a Udaipur que se encuentra a 405 km de esta ciudad. Mi día comienza a las 7 de la mañana, así que voy a dejar todo listo y a practicar un poco de āsanas.

09:00 El fuerte de Amer (también se pronuncia Ambar) es un lugar sin igual. Enclavado en lo alto de una montaña, se localiza en Amer, un poblado de Jaipur en el estado de Rajasthan. Es una de las atracciones principales en la zona. Fue la capital del reinado Kachhawa, clan de Amer de 1037 a 1727 DC. Después la capital sería trasladada a Jaipur en 1727 y así ha sido hasta nuestros días. La infraestructura y los detalles del fuerte, sus palacios, los jardines y sus pasillos son simplemente hermosos. He corrido con suerte pues si bien es cierto que llegue temprano, no hay mucha gente, pues según leí el lugar recibe diariamente 5 mil turistas. Esto me lo confirma un par de holandeses que me piden les tome una foto. La chica me dice que somos muy afortunados en poder retratarnos sin que nadie pase.

11:00 Recojo mi maleta y antes de partir a Udaipur, visito el Palacio de los Vientos o Hawa Mahal. Es un edificio que construyó el Maharaja Sawai Pratap Singh en 1799. El diseño es de Lal Chand Usta quien se inspiró en la corona del dios hindú Krishna. Me llama mucho la atención la forma que tienen las ventas ya que se asemejan a una colmena de abejas. Me explican que se pensaron así de tal modo que las mujeres pudiesen asomarse por estas 953 ventanas sin ser vistas. Este fantástico lugar se encuentra en el corazón de la actividad comercial de Jaipur. Hay una gran cantidad de comercios. Aunque sigue siendo caótico el tráfico, no son las aglomeraciones de Delhi o Varanasi. Es una buena opción para visitar, caminar y seguir asombrándose con este país.

Mi siguiente parada es Udaipur, que se conoce también como la Venecia de Oriente. El trayecto es largo. Son más de 400 km. Vikas es el taxista que me acompaña. Tiene 25 años. Su inglés no es muy bueno pero hacemos un intento por entendernos. Aunque las carreteras no son malas en India, cuando pasas por los pueblos hay mucho tráfico. En este trayecto tan largo por carretera reflexiono sobre las personas que he conocido a lo largo de este viaje. Es como la vida misma: circunstancias fortuitas hacen que los caminos se crucen. Luego, invariablemente cada uno tendrá que seguir por su propio sendero. Por eso, es curiosa la escena: en la carretera, en medio de no sé donde, con un taxista hindú de 25 años que no habla mucho inglés y yo escuchando una canción de Radio Futura.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El kirtan, la práctica más agradable para silenciar la mente

Yoga, ¿para qué?