Un corazón calido. SS el XIV Dalai Lama en México

¡Que todos los seres en todos los lugares sean felices y libres, que todos mis pensamientos, palabras y acciones durante mi vida contribuyan de cualquier forma a la felicidad y la liberación de todos los seres!
He contemplado con mucha atención el significado de este mantra: Lokah Samastah Sukino Bhavantu, que sin duda refleja el espíritu universal de la práctica de yoga. ¡Qué mi anhelo de liberación del sufrimiento vaya más allá de un deseo simple y egoísta! ¡Qué mi práctica contribuya a que mis acciones, mis pensamientos y mis palabras sean un reflejo de ESO que quiero alcanzar! ¡Qué mi relación con el mundo sea armónica, en balance! ¡Qué cumpla con mis obligaciones (dharma) sin dañar a nadie (ahimsa)!
El significado es el siguiente:
Lokah: lugar, reino. Todo el universo que existe ahora.
Samastha: Todos los seres y cosas que comparten ese lugar,
Sukino: Establecidos en felicidad y gozo, libres de sufrimiento.
Bhav: Estado mental divino, estado de existencia en unidad.
Antu: Que así sea.

   Tuve la oportunidad de escuchar al Dalai Lama en una conferencia que dictó ante más de 30 mil personas. Desde temprano, la gente comenzó a llegar para ocupar su lugar en el Estadio Azul ubicado en la zona sur de la capital mexicana. Provenientes de distintas ciudades del país, era realmente inspirador que tantas personas nos reuniéramos para escuchar a un hombre hablar sobre valores, paz, equilibrio y de la necesidad de vivir con “un corazón cálido y una actitud compasiva”.

Al hablar de la compasión es reconocer que el otro, al igual que yo, tiene la firme intención de ser feliz. Explica el Dalai Lama: “Tengo la convicción de que la naturaleza humana es esencialmente compasiva, gentil. Que ése es el rasgo fundamental del ser humano. Quizás es que veo los eventos (de violencia) desde una perspectiva más amplia. Cuando pasan tales cosas, tendemos a culpar a un individuo o grupo de personas y los aislamos como si fueran la única causa. Si adoptamos una visión más amplia, veremos que hay muchas causas para la violencia, Si queremos abatirla, primero tenemos que entender sus causas”.

Como practicantes de yoga, hoy más que nunca, cobra sentido el vivir con una conciencia más globlal: “¡Que todos mis pensamientos, palabras y acciones durante mi vida contribuyan de cualquier forma a la felicidad y la liberación de todos los seres!”. Y cuando hablamos de “todos los seres” realmente nos referimos a “todos”. No sólo aquéllos que piensan o son como nosotros. Platicaba con un amigo que hace diez años, después de ver la violencia desatada en la ciudad de Nueva York, pensamos que el mundo y la humanidad corrían un grave peligro. Hoy, una década después, tras atestiguar las palabras del Kundun ante más de 30 mil personas, con esa mirada de niño y la sapiencia de un gran maestro, no puedo más que estar convencido de que el mundo no es como nos lo están contando, que el ser humano tiene un gran potencial de transformación y que sí, efectivamente, podemos dejar este mundo mucho mejor de cómo lo encontramos.
¡Que todos los seres en todos los lugares sean felices y libres, que todos mis pensamientos, palabras y acciones durante mi vida contribuyan de cualquier forma a la felicidad y la liberación de todos los seres!
¡Y qué mes más significativo para reflexionar sobre este deseo! El 11 de septiembre de 2011 se cumplen diez años de uno de los actos terroristas que conmocionaron al mundo. A una década de este hecho, es realmente inspirador que S.S. el XIV Dalai Lama visite nuestro país para ofrecer una serie de conferencias. México vive uno de los momentos más críticos en su historia contemporánea. En su primera conferencia de prensa, el también Premio Nobel de la Paz comentó: “La sociedad mexicana es sana, por eso la exhortó a trabajar, a no desalentarse, perder el coraje ni la fuerza ante la violencia que se vive en el país que será superada”. El líder religioso manifestó que se encuentra triste por lo que acontece pero recordó que en otros países se viven también problemas de violencia, como es el terrorismo y los suicidas que cada vez toman más fuerza. Por eso, “la violencia no se combate con violencia, de ahí la necesidad de insistir en el concepto de paz”, dijo. Sin embargo, puntualizó: “creo que hoy en día el mundo está más seguro que antes, aunque sigue habiendo problemas de violencia que se deben superar a nivel individual”.

Comentarios

  1. Dany: gracias. Gracias de todo corazón por seguir creyendo, por tener el alma llena de fe y por compartir tu esperanza con nosotros. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Participa, comenta. La comunidad es un sustento importante para las prácticas.

Entradas populares de este blog

El kirtan, la práctica más agradable para silenciar la mente

Yoga, ¿para qué?