Yoga, ¿para qué?

El Yoga se ha popularizado. No hay duda de eso. En los últimos años, es muy común encontrar clases de yoga en gimnasios, hoteles y spas. Cada día se abren escuelas que ofrecen distintos estilos para principiantes, intermedios y practicantes avanzados. En Estados Unidos y Europa, hay publicaciones especializadas así como programas de radio, televisión e internet. Pero, realmente, ¿para qué practicar Yoga? ¿Para lograr flexibilidad, un cuerpo fuerte y esbelto? ¿Es un ejercicio físico? El Yoga es todo esto y más. Existen registros que apuntan a que esta práctica tiene, por lo menos, unos 5 mil años de antigüedad pero su boom en Occidente es reciente. ¿Por qué se ha mantenido vigente durante tantos años? ¿Por qué su atractivo? Su popularidad reside en su efectividad. Es un sistema práctico de introspección que nos permite abrirnos a experiencias sutiles de paz y ecuanimidad. La parte física o Hatha Yoga (también conocido como Yoga Asana o de las posturas) es sólo uno de los diferentes tipos de Yoga que existen para lograr la verdadera meta: liberarnos del sufrimiento. ¿Qué es el sufrimiento? No hay que confundirlo con el dolor. Si por error, al colgar un cuadro, te golpeas un dedo con un martillo, eso es dolor. Y por supuesto, ¡el yoga no te libera de ese dolor! No, el sufrimiento es un estado mental. ¿Cuántas veces nos angustiamos antes de tiempo? Es muy frecuente experimentar preocupación, miedo, ira, por acontecimientos que aún no suceden y que son sólo una proyección mental. Ese es el sufrimiento que nos hace infelices. Es el sufrimiento que nos impide disfrutar del hoy, del eterno y maravilloso presente. Recuerdo el caso de una amiga que iba a viajar por primera vez a Estados Unidos. Había ahorrado para su viaje y tenía la fuerte ilusión de visitar Disneyland. Pero una semana antes de su viaje comenzó a sufrir por una serie de sucesos que aún no ocurrían: "que si no le respetaban la tarifa del hotel, qué ocurriría se perdía el vuelo y si no le alcanzaba el tiempo para visitar lo que quería hacer, y que pasaría si se enfermaba por allá... "etc. Por supuesto, viajó pero al regresar nos comentó que no era lo que esperaba y que había quedado decepcionada. ¿Cómo no lo iba a estar si con ella ya llevaba en su maleta una serie de fatalidades producto de su propia creación?

El Yoga es popular en nuestros días porque te da la oportunidad de detenerte, calmar el continuo ajetreo mental y liberarte del sufrimiento de tus proyecciones mentales. Y sí además, el Yoga de las Asanas como el Hatha, Iyengar o Ashtanga te da un cuerpo fuerte y saludable, ¡cómo no iba a ser popular su práctica! Lo interesante del tema es no quedarnos con la práctica física. Esa sólo es un aspecto, un camino para llegar a ese estado libre, del hoy, para vivir una vida más plena, hábil, sin complicaciones. Y esto es posible.


Correo electrónico: omyogahoy@gmail.com


Comentarios

Entradas populares de este blog

El kirtan, la práctica más agradable para silenciar la mente

¿Por qué practicar yoga para dos?